jueves, 14 de abril de 2011

TEXTO NARRATIVO " JESUSITA EN CHIHUAHUA"

SESION 4 TEXTO NARRATIVO
“JESUSITA EN CHIHUAHUA”

Soy María Jesús, Chihuahuese, y revolucionaria de corazón.
Les voy a contar de cómo empezó la Revolución.
Estaba en mi  casa , muy atenta a mi programa favorito escuchando las canciones que me hacer recordar cuando Joaquín me enamoró, cuando se interrumpe la programación para dar paso a una entrevista que nuestro presidente Porfirio Díaz le había concedido al periodista estadounidense Creelman, en ella aseguraba que respetaría si cualquier otra persona fuera elegida como presidente, en lugar de él. ¡Increíble, por fin después de 30 años!. Mi emoción fue enorme.
Seguí escuchando mi programa mientras preparaba la cena. Cuando llegó mi Joaquín, emocionado me abrazó, -¡vieja, lo escuchaste, por fin tendremos otro presidente, se acabarán la injusticias!. Apoyarémos al señor Madero, el será nuestro presidente.
Pasaron los días, asistíamos a las reuniones para apoyar a Madero, cada vez éramos más, la popularidad de Madero crecía.
Días antes de las elecciones Porfirio Díaz mandó a encarcelar a Madero. La gente se asustó mucho, y  a pesar de lo prometido por Díaz, resultó electo presidente nuevamente.
Un día llegó Joaquín a la casa y me dijo – Jesusita, Madero huyó de la cárcel, se fue a San Antonio Texas, ha  lanzado un llamado a levantarse en armas contra Díaz. Dicen que hizo un documento llamado “Plan de San Luis” donde pide que se devuelvan las tierras a los campesinos, creó que las tierras del abuelo Manuel por fin serán nuestras otra vez.
Joaquín no dejaba de imaginar todo lo bueno que pasaría si Díaz no estuviera en el poder y Madero nos gobernara, lo tuve que callar,- ¡Joaquín! Por dios, cálmate, a ver y que día vamos a levantarnos en armas, porque yo también voy a participar te lo advierto.
Huy! Mujer – me dijo-  hasta brava ya me salió, claro que vamos a participar, Madero dijo que el 20 de noviembre nos levantaremos en armas, voy a reunirme con la gente para ver como nos vamos a organizar.
Los días pasaron, los hombres y las mujeres nos fuimos organizando.
            La revolución no inició el 20 de noviembre, nos enteramos que Díaz había reprimido varias rebeliones como en Puebla, sin embargo aquí en Chihuahua el movimiento revolucionario estaba muy fuerte, Madero llegó a la ciudad. Los revolucionarios como ahora nos llamábamos estábamos decididos, lucharíamos por la democracia, la libertad, ¡La revolución había iniciado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada